• contacto@tecmered.com

Reunión del 19-10-2019

Reunión del 19-10-2019

 

Estuvieron presentes:

Fabiana Rousseaux, Ana Zabala, Miriam Pais, Mariana Dopazo, Ana Lía Yahdjian, Cristina Toro, Soledad Ré,  Cecilia Salvetti, Paula Serrano, María Paz Ozan Collavini, Alma Gutman,

 

Presentación del texto del Moisés y la religión monoteísta de Sigmund Freud, por parte de Cristina Toro. Se ubican las  coordenadas históricas y políticas del texto, que fue publicado cuando Freud ya residía en Londres, en 1939, con el nazismo ya encumbrado en el poder.

Se trata de un texto donde se trabaja la cuestión del trauma, la inscripción, la repetición, la temporalidad del inconsciente. Freud trabaja sobre la  historia de Moisés, el líder del éxodo de Egipto,  en su relación con el pueblo judío, aplicando al pueblo las categorías del psicoanálisis como si se tratase de un sujeto, haciendo una lectura de las operaciones que se producen.  Ubica también las categorías de verdad histórica y verdad material.

Se recorren los conceptos de Trauma, inscripción, período de latencia, retorno de lo reprimido. Lo latente y lo manifiesto.

“Freud trabaja el Moisés como si fuera el texto de un sueño”.

Importancia que Freud le da al advenimiento del monoteísmo en la cultura, como un   ”progreso en lo espiritual”. El precepto de la prohibición de poner a Dios en imágenes en la religión judía da cuenta de ello.

Hasta ése momento los dioses estaban en lo real (politeísmo: en Egipto, en Grecia) Freud afirma que se produce una operación de pasaje a la palabra. Operación que permite afirmar a partir de allí que “Dios es inconsciente”. Se interroga si esto tiene relación con el Uno.

El asesinato del Padre como mito fundante del comienzo de una cultura.

Se discute sobre la cuestión de la religión cristiana: religión del Hijo en la interpretación de Freud. El judaísmo, en el planteo freudiano, es una religión del Padre (religión mosaica, legado que Moisés deja al pueblo judío). En el cristianismo, el Hijo se sacrifica para redimir a la humanidad (por un pecado original) surge el interrogante si es para  salvar al Padre, o para salvar a los hermanos.  Siguiendo a Freud, en el cristianismo se produce el sacrificio y la redención del hijo como respuesta al asesinato primordial del padre, el Hijo paga con su vida otra vida, paga en nombre de todos sus hermanos, él se sacrifica en nombre de los demás  “Estamos redimidos de toda culpa desde que uno de nosotros ha sacrificado su vida para expiar nuestros pecados”   “un crimen que tenía que ser expiado por un sacrificio de muerte sólo podía haber sido un asesinato, el del padre” ,( “Moisés y la religión monoteísta”, pág.130 edición Amorrortu)

“Lo judío en Freud”: su posición singular respecto a su ser judío, cuestión de la que no renegaba,  y qué implica esto en relación al psicoanálisis.

 

Fabiana Rousseaux trae el texto “Profanaciones” de Giorgio Agamben.

El   “hacer uso” tiene que ver con lo profanado. Hay vínculos entre lo sagrado y lo profano.

Lo sagrado va a estar ligado a la revelación de lo Real, y a contracorriente de la revelación religiosa.  Se trataría de un “sagrado ateo”, no ligado a los fanatismos  religiosos.

 

Se conversa sobre  el ateísmo,  como un  modo de hacer consistir a Dios.  A-teísmo. Si Dios es inconsciente, en todo caso se tratará de una creencia que vaya más allá del Padre… de ése saber, supuesto. En conexión con lo que se plantea en el seminario 21: el ser incauto de lo real…ya que los “no incautos yerran” homófono de “Los nombres del Padre” (“Les nom  dupes errent”, se escucha en francés igual que” les nomes du père”)

 

Se habla sobre cuestiones en torno a lo clínico en el campo de la atención a sujetos que tuvieron relación con la desaparición de sus progenitores o de sus parejas. Qué de  la filiación en algunas situaciones, cómo juega la transmisión del nombre del padre en parejas que se constituyen  por ejemplo, donde el padre está desaparecido, hay nuevos hijos, y estos nuevos hijos fruto de la nueva pareja, se ubican también como siendo “hijos del padre que está desaparecido”. Esto abre a distintos interrogantes: será un efecto  de la transmisión del deseo de la madre?

Qué se transmite ahí, y de qué modo?  Qué del nombre del Padre, vehiculizado por la madre?  Por la vía de los hermanos?  Qué de la función del Nombre del Padre entonces es lo que opera produciendo un efecto de filiación, por vías distintas a las típicas o conocidas, del padre al hijo… Interesa entonces la conceptualización de los Nombres del Padre, en plural, no del Nombre del Padre en calidad de único o Uno.

También se abre la pregunta sobre la operación de la “metáfora paterna” como operación de sustitución del Deseo de la Madre (para seguir trabajando)

 

Importancia de lo fantasmático y de la novela familiar en los análisis de los sujetos que han sufrido violaciones de DDHH en sus cuerpos, en sus historias, por el accionar del terrorismo de Estado. No es posible generalizar  los efectos subjetivos,  el sujeto está dividido y afectado por el lenguaje, siempre, y es a ése Sujeto que es necesario escuchar. Cada historia será singular y afectará de distintos modos a cada quien.

 

Esta cuestión se pensó en los casos de  ex hijos de genocidas, donde hubo actos de desafiliación jurídica. Se trató de actos jurídicos con un efecto político. En esas decisiones, hubo trabajos de análisis, son sujetos que han arribado a ésa decisión en un trabajo singular, que no es posible de generalizar. (ver capítulo 5  del primer libro de Tecme: “Genocidio y Filiación. Hacerse un nombre frente a los legados sin ley”). Se habla sobre la diferencia central entorno al estatuto de víctimas; cuestión ética a pensar: víctimas del Terrorismo de Estado por un lado/ hijos de genocidas, víctimas de situaciones familiares complejas en articulación con ello, pero no dentro de ello. Consecuencias jurídicas y estatales de esa diferenciación.

Surgió un debate en torno a si ¿sacarse el apellido paterno, en casos de padres genocidas u otros -por ej abusadores, con acciones dirigidas contra sus hijas e hijos- constituye un acto en contra del patriarcado?  Se trata de un debate al calor de los movimientos feministas. Entonces, a la inversa, llevar el apellido paterno cuando se trata de estas situaciones, es continuar sosteniendo el orden patriarcal? Se trata de otra cosa? Coinciden las coordenadas o se inscribe en cada caso?

Se conversa en torno a cuestiones de la Ley, el orden jurídico,  la dignidad, la herencia,   el derecho a percibir una herencia,  lo  que queda por fuera de lo que está escrito…cómo cada sujeto toma una decisión respecto a la Ley jurídica y la interpreta, teniendo efectos en su posición como sujeto.

El Nombre del Padre no es el nombre o el apellido (en francés nom refiere al apellido, el prénom es el nombre de pila). Nuevamente, se remarca  la importancia de los nombres del padre, en plural, no un solo o único Nombre del Padre, sus funciones y suplencias.

 

Se habla sobre cómo el discurso de los DDHH aquí en Latinoamérica, fue producto de una historia de lucha, y de construcción de nuevos sentidos, donde se fue dando contenidos nuevos, ya que en su origen, el discurso de los DDHH viene de una tradición liberal, más del lado de la defensa de la propiedad privada, del hombre y blanco.

 

Textos para la próxima reunión:

 

“Identidad. Una justa medida” de Fabiana Rousseaux (está en la página de TeCMe, en la Sección Clínica del Area Subjetividad y DDHH)

 

Reseña de Pierre Legendre (“El crimen del cabo Lortie, tratado sobre el Padre”), está en el Dropbox con los otros materiales.

Se continuará con la puntuación, al modo de una puesta a punto de lo recorrido hasta ahora del seminario 21.

Email this to someonePrint this pageShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn
EnglishFrançaisDeutschItalianoPortuguêsEspañol