• contacto@tecmered.com

Seminario Latinoamericano “Violencias de Estado y Políticas de Reparación Integral” apoya a los equipos asistenciales de Chile

El equipo docente del Seminario Latinoamericano “Violencias de Estado y Políticas de Reparación Integral”, en apoyo a los equipos asistenciales de Chile a raíz de los graves sucesos de represión estatal

 

El equipo docente del Seminario Latinoamericano “Violencias de Estado y Políticas de Reparación Integral”, conformado por profesionales de diversos países de América Latina en áreas de Ciencias Humanas, asistencia y acompañamiento a víctimas de violaciones de derechos humanos, quiere manifestar su apoyo y solidaridad a los equipos terapéuticos e interdisciplinarios que cotidianamente asisten a las víctimas de la violenta represión estatal desatada en Chile en las últimas semanas, sobre ciudadanos y ciudadanas en acciones legítimas de protesta contra las políticas neoliberales que fueron afectando cada vez más las condiciones de vida de la población, principalmente de la más pobre.

Con la idea de fomentar el diálogo necesario que se debe preservar en el Estado democrático de Derecho y utilizar, en beneficio de la población afectada, nuestros saberes y experiencias en áreas de atención derivadas de violaciones de  derechos humanos en diferentes contextos nacionales, es que los y las profesionales nucleados en este Seminario impulsado por la Asociación Civil Territorios Clínicos de la Memoria y la Facultad de Periodismo y Comunicación social de la Universidad Nacional de la Plata (Argentina), a través de su secretaría de posgrado, nos ponemos a disposición para colaborar activamente con los equipos asistenciales autoconvocados en Chile ante la urgencia.

Entendemos que los Estados deben mantener las normativas internacionales de protección y el Estado chileno tiene la obligación de garantizar a los y las ciudadanas la integridad de todos sus derechos.

Sabemos que el Programa de Reparación y Atención Integral en Salud (PRAIS) asumió a lo largo de décadas una tarea nodal en el apoyo a las víctimas del terror dictatorial, sin embargo su acción está restringida al período 1973- 1990, lo que dificulta el ingreso al mismo de personas actualmente afectadas por la violencia estatal. En las últimas semanas la policía y las Fuerzas Armadas chilenas que recibieron la orden de intervenir a nivel interno, en medio de la declaración del Estado de emergencia y toque de queda. Si bien estas medidas ya fueron levantadas, continúan los combates en las calles y el saldo que está dejando esta situación, no sólo en términos de lesiones físicas sino también psicológicas, son invaluables en sus efectos y en su magnitud.

Muchas de las personas impactadas por estos sucesos y sus familiares se han volcado a solicitar apoyo terapéutico para enfrentar los daños psicológicos que este recrudecimiento de la violencia estatal ha provocado, resignificando y reactualizando los peores momentos de la dictadura con torturas, violaciones y 22 muertos en sólo dos semanas, 5 de ellos por acción directa de agentes del Estado. Delitos graves que ya asolaron al país en la década del ’70 dejando fuertes marcas en el tejido social.

Sabemos por nuestra experiencia clínica que las marcas de estos episodios traumáticos no finalizan con el quebrantamiento del uso de la fuerza estatal y las violaciones de derechos humanos, sino que cobran un estatuto de inscripción en lo psíquico, retornando en una temporalidad diversa y se resignifican ante nuevos hechos como en este caso. Muestra de ello es la magnitud que ha tomado el retorno de consignas vinculadas al plan sistemático de violaciones de derechos humanos durante el pinochetismo, como si de reanudar parte de la dignidad que quedó dañada en esos episodios, se jugara ahora en el legado de los hijos y nietos de quienes fueron encarcelados, desaparecidos, torturados y cesanteados.

Debido al carácter masivo de la represión que tuvo lugar estas semanas en las calles de Santiago, y a lo largo de todo Chile (Valparaíso y otras ciudades), la nueva e inesperada situación ha creado sin dudas, situaciones muy complejas de reactualización traumática que por el momento ha tomado la forma de pedidos de consultas y apoyo.

La “emergencia sanitaria” declarada la semana pasada por la Asociación Chilena de Oftalmología refiere un número de casos de pacientes que han perdido el globo ocular por uso de armas no letales con las que han sido atacados, demuestra “que lideramos tristemente esta cifra a nivel internacional, a tal punto que en los últimos 27 años se supera a zonas como Israel, Palestina, Jerusalén y Gaza”, según manifestó el presidente de esa asociación ante la Comisión de derechos humanos de la Cámara Baja.

Este modo específico de violencia estatal –tirar a los ojos y enceguecer-  asociada a las múltiples denuncias por abusos sexuales a jóvenes detenidas y detenidos, evidencian un marco de avasallamiento inusitado de derechos, con marcas que impactan en las víctimas directas y en el conjunto de la sociedad.

Frente a esta urgencia social que ha provocado una enorme cantidad de víctimas en pocas semanas, queda en evidencia la necesidad de asistencia especializada para los afectados ya que de acuerdo a nuestra experiencia, estas situaciones requieren abordajes con enfoques reparatorios en el marco de las especificidades clínicas que contemplen  el modo particular en que se tramitan los efectos traumáticos derivados de violaciones de derechos humanos.

Sabemos por las experiencias en nuestros países que la atención a las víctimas no solo como modo de contención sino también como modo de reparación ante el dolor causado, implican el trazado de estrategias que contemplen una mirada donde se cruce lo asistencial, lo estatal, las organizaciones sociales, lo clínico en sus diversos modos.

Por ese motivo nos sentimos convocados en colaborar en la supervisión de casos que son asumidos en estos momentos por jóvenes profesionales que se han puesto a disposición para afrontar las demandas espontáneas. Nuestra experiencia en el campo de intervención de asistencia a víctimas de violaciones de derechos humanos, durante la últimas décadas en nuestros países, a través de programas que hemos dirigido o coordinado, nos impulsa a disponernos solidariamente en esta tarea.

Para ello:

 Hemos decidido poner a disposición el equipo docente del Seminario Latinoamericano a través de su plataforma virtual, con un foro de debate ad hoc que permita establecer espacios de consultas, supervisiones  y diálogos abiertos con los núcleos de profesionales que afrontan la tarea de asistir en la urgencia actual y que así lo consideren.

Sentimos la obligación ética de aportar toda nuestra experiencia clínica e institucional en este momento.

Equipo docente del Seminario Latinoamericano Violencias de Estado y Políticas de reparación integral:

Vera Vital Brasil (Brasil)

Bárbara Conte (Brasil)

Angélica Pizarro (Chile)

María Celina Robaina (Uruguay)

Sonia Mosquera (Uruguay)

Javier Lifschitz (Brasil)

Mercedes Soiza Reilly (Argentina)

Fabiana Rousseaux (Argentina), coordinadora del Seminario

 

Email this to someonePrint this pageShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn
EnglishFrançaisDeutschItalianoPortuguêsEspañol